Particularidades del vidrio que explican su gran popularidad

Nuestra convivencia con el vidrio se ha convertido en algo tan cotidiano que muchas veces no reparamos en la manera en la que este ha influido en nuestras vidas. Se trata de un material con más de 5.000 años de antigüedad, tiempo suficiente para que haya consolidado su presencia en nuestro día a día de una manera mucho más versátil y repleta de ventajas. ¿Quieres saber qué ha hecho del vidrio un componente tan popular? Repasamos las particularidades más destacadas que justifican su omnipresencia.

¿Es lo mismo el vidrio que el cristal?

A simple vista puede resultar muy complicado establecer la diferencia, pero lo cierto es que el vidrio y el cristal tienen características químicas diferentes. Si bien en el lenguaje habitual empleamos estos dos términos de manera indistinta, no hay que obviar que vidrio y cristal no son el mismo material.

La prueba de ello la tienes en los contenedores de reciclaje verdes que están destinados en exclusiva a la recogida de vidrio. Ni copas, ni vasos de cristal, ni los pedazos de un espejo que se ha roto se pueden depositar en estos contenedores. ¿El motivo? En la fabricación del cristal se añade un componente extra, el óxido de plomo y, cada vez con más frecuencia, el óxido de bario, de cinc o de potasio.

Vidrio reciclado

El objetivo de todos esos nuevos ingredientes que se añaden a la receta de este material no es otro sino el de darle un acabado más brillante y atractivo. Su presencia no supondría un problema en los iglús de reciclaje verdes si no fuera porque este material resultante exige unas temperaturas de fundición muy superiores a las del vidrio, que se puede convertir a estado líquido ya a partir de los 500º C.

¿Cuáles son los objetos de vidrio cotidianos que puedes depositar en estos contendores? Por lo general, todos aquellos que no pertenecen al grupo de menaje del hogar o decoración están fabricados en vidrio. Puedes reciclar sin problemas los frascos de conservas y alimentación, las botellas de vino o licores y los recipientes de cosmética o colonia.

El vidrio como elemento decorativo

Aunque el cristal proporciona una gran resistencia y atractivo visual, no hay que olvidar que el vidrio es un material más maleable gracias a una temperatura de fundición inferior. Por este motivo también se ha ido abriendo un hueco en el mercado de la decoración, no tanto en esos pequeños detalles que se colocan en una repisa o en una estantería de casa como en todo lo que tiene que ver con materiales de construcción.

Con frecuencia encontramos el vidrio como elemento decorativo en los cuartos de baño. Se trata del denominado vidrio impreso, fácil de reconocer porque presenta una cara lisa y otra con un dibujo grabado en relieve. Esta es una solución sensacional en mamparas y divisorias ya que permite conservar la luminosidad de la estancia al tiempo que crea un espacio de intimidad.

El vidrio impreso se puede presentar con infinidad de diseños, por lo que es una alternativa de decoración que se adapta muy bien a cualquier tipo de ambiente. Su fabricación se realiza mediante una colada continua en la que con posterioridad se emplean unos rodillos metálicos especiales que son los encargados de grabar sobre el dibujo que llevan impreso.

¿El resultado?

Una superficie laminada que facilita el paso de la luz pero que no permite identificar las siluetas que se encuentran del otro lado.

El papel del vidrio en las ventanas

Las marquesinas de autobús, las ventanas, las mamparas de la ducha… Nos hemos acostumbrado a ver el vidrio en muchos de los elementos arquitectónicos con los que nos topamos a diario y eso es debido a que su historia se remonta casi 5.000 años en el tiempo.

De manera natural, en forma de obsidiana volcánica, se emplea desde mucho antes en la elaboración de armas y objetos ornamentales, pero serían los egipcios los primeros en empezar a emplear el vidrio de fabricación artificial.

Griegos y romanos adaptarían las técnicas de soplado tradicionales que han llegado hasta nuestros días y ya en el siglo XIII se produciría el cambio más importante en la forma de fabricación. Aparecen entonces los primeros talleres con maquinaria específica para esta tarea y con ellos el arte de las vidrieras.

Este arte se expande con rapidez por toda Europa a través de la corriente gótica y no tarda en pasar de la arquitectura religiosa al ámbito doméstico.

En el siglo XIII muchas casas disponían de ventanas de vidrio, aunque estas eran consideradas todavía un artículo de lujo. Con los avances tecnológicos el coste y el trabajo de este material se fue haciendo más asequible y pasó de ser un elemento exclusivo de las estancias más importantes de los hogares acaudalados a convertirse en un elemento común en todos los edificios.

Vidrio templado

Hojas de vidrio templado

Desde que el vidrio forma parte esencial del cuerpo de una ventana se han buscado soluciones para mejorar su resistencia y sus prestaciones.

El doble acristalamiento o las unidades aislantes pueden parecernos algo novedoso, pero en realidad tienen más de un siglo de historia a sus espaldas. Todos esos avances han permitido que en la actualidad se trabaje con versiones mejoradas de aquellas primeras propuestas como los vidrios de baja emisividad, los vidrios flotados, los templados, los laminados o los blindados. Cada uno de ellos con sus particularidades hace de tus ventanas un elemento arquitectónico más resistente, seguro y eficiente.

10 particularidades del vidrio que tal vez desconoces

  1. Es resistente a la corrosión. En condiciones normales, tardaría más de un millón de años en descomponerse.
  2. Es un material versátil, con infinidad de aplicaciones: envases de alimentos, ventanas, pantallas, recipientes, paneles solares, el sector de la óptica y la astronomía o la biomedicina.
  3. Es 100% reciclable y se puede emplear una y otra vez. Según los estudios realizados por Ecovidrio, en 2017 se recicló en España alrededor de un 73% de los envases de vidrio.
  4. Parece un material sólido, pero en realidad se trata de un líquido sobreenfriado. Se funde a altas temperaturas y se enfría para darle forma. Se considera un sólido amorfo o, lo que es lo mismo, un sólido medio líquido.
  5. Existen numerosos procesos de composición que determinan el uso final para el que va destinado este material: laminado, templado, blindado…
  6. Su principal componente es el sílice, pero se puede combinar con otros ‘ingredientes’ para obtener propiedades específicas en cuanto a su morfología y a su resistencia.
  7. El vidrio es el material resultante de la fusión de varios ingredientes naturales. Esa mezcla ya ‘preparada’ solo se encuentra en lugares muy puntuales como los volcanes, en una roca ígnea que se denomina obsidiana.
  8. Frente al vidrio común, el vidrio templado ofrece una resistencia hasta cuatro veces superior y al romperse se convierte en pequeños trozos granulares en lugar de astillarse en fragmentos cortantes.
  9. En el reciclaje del vidrio se emplea un 20% menos de energía que durante su fabricación, por lo que se reducen de manera significativa las emisiones de CO2.
  10. Es inerte en su totalidad, de manera que no reacciona ni química ni físicamente con el contenido o con el entorno. Es este aspecto, es un material seguro y ecológico.

¿No tienes claro cuál es el mejor vidrio para tus ventanas? En Alugal te ayudamos a escoger la solución más eficiente en carpinterías de aluminio y PVC para que consigas aprovecharte de todas las ventajas de este material en unas ventanas de lo más eficientes.

About Alugal

No Comments

Deja un comentario

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y ofrecerte contenidos de interés. Si continúas navegando entendemos que has leído y aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies