Transforma tu jardín con una piscina elevada

¿Puede haber algo más relajante que un buen chapuzón en los días más calurosos del verano? Instalar una piscina elevada en el jardín es una forma práctica de aprovechar todo el potencial de este espacio. Una alternativa de ocio apta para toda la familia que te permite disfrutar del lujo de tener piscina en casa sin necesidad de realizar una gran inversión.

Piscina elevada: ¿desmontable o fija?

En sentido estricto, todas las piscinas elevadas son desmontables por una sencilla razón: porque son montables. Cuando te preparas para armar la estructura de una piscina elevada lo que te encuentras es con un montón de tubos, juntas y una lona o con un gigantesco flotador al que hay que darle forma con aire.

Pero a la hora de plantear la posibilidad de instalar una piscina elevada en casa no basta con lo que dice la teoría. Siendo realistas, algunas de estas piscinas presentan un esqueleto tan aparatoso que, cuando termines de montarlas, lo último que desearás será volver a guardarlas en una caja.

¿Qué tipos de piscinas elevadas encuentras en el mercado?

Las opciones más rápidas y accesibles para la instalación de una piscina en casa se pueden dividir en tres categorías:

  1. Piscinas hinchables: son las más recomendables si lo que quieres es olvidarte de complicaciones. Basta con nivelar el terreno sobre el que va a ir colocada, limpiarlo de piedras grandes, depositar una capa de arena y allanar. Las paredes de la piscina se hinchan con una bomba automática, como cualquier colchoneta de playa, y a través de una bomba de filtrado te aseguras de que el agua está siempre en buenas condiciones. Son piscinas de poliéster o PVC reforzado y tienen una durabilidad de entre 3-5 años.
  2. Piscinas tubulares: son el modelo más popular de las piscinas elevadas, a mitad de camino entre una piscina hinchable y una piscina elevada rígida. Se denominan tubulares porque su estructura se compone de un conjunto de tubos ensamblados entre sí que aportan tensión a la lona y le dan forma a la piscina. Con todo, se montan y se desmontan con facilidad y tienen suficiente resistencia como para permanecer en el exterior más allá de la temporada de verano.
  3. Piscinas de perfil rígido: si tienes muy claro que quieres una piscina en casa y que realmente vas a aprovechar todo su potencial, puedes optar por uno de estos modelos. Las piscinas elevadas rígidas son un poco más complicadas de montar que las dos anteriores por lo que, aunque puedes volver a desmontarlas cuando quieras, están más orientadas a un proyecto fijo. Son las más resistentes y funcionales, y eso también se nota en su precio. Con todo, siguen siendo una solución más económica que las piscinas de obra y no requieren de la tramitación de un proyecto y un permiso municipal.

Piscinas elevadas

Ventajas e inconvenientes de las piscinas desmontables

Ni todo es tan idílico ni tan complicado. Es cierto que la posibilidad de tener piscina en casa puede ser muy tentadora, pero no te lances a por la instalación de una piscina sin tener en cuenta los pros y los contras:

Ventajas de una piscina desmontable

  • Instalación rápida
  • No necesita obras ni permisos municipales
  • Precio económico
  • Puedes quitarla al final de la temporada
  • Formas y diseños que se adaptan fácilmente a cualquier ambiente
  • Mantenimiento sencillo

Desventajas de una piscina desmontable

  • Vida útil más limitada
  • Estética poco atractiva
  • Deterioro más rápido de los materiales
  • Mayores problemas de pérdidas de agua y pinchazos
  • Los sistemas de tratamiento de agua no son muy variados (normalmente es un kit básico que ya viene con la piscina).

Consejos para elegir una piscina elevada

La elección de una piscina elevada presenta varios aspectos clave que tienen que ver con el espacio del jardín, las expectativas de uso y el desembolso que estés dispuesto a realizar. Antes de elegir una piscina elevada para casa, ten en cuenta estas variables:

  • Tamaño: no es lo mismo una piscina orientada a una familia de cuatro personas que una para dar una fiesta con amigos. A partir de 1,80 m de diámetro ya dispones de pequeñas piscinas hinchables para los niños y de 7 m de largo o más para grupos de adultos. Aunque resulte obvio, no solo debes pensar en cuánta gente va a meterse en la piscina sino en el espacio disponible en el jardín. No olvides dejar al menos 1 m de margen en tus cálculos porque los soportes y algunos accesorios necesitan espacio de más.
  • Altura: la profundidad no solo está relacionada con el uso infantil o adulto. También tienes que valorar que cuanto más profunda es una piscina elevada, más cantidad de agua necesitas para llenarla y mayor será el coste final. Para practicar submarinismo ya tienes la playa. Con una piscina que te cubra al menos hasta la cintura, es más que suficiente. Para que hagas tus cálculos: una piscina mediana de 350 cm x 75 cm necesita alrededor de 6.500 l de agua para alcanzar el nivel adecuado.
  • Forma: con independencia del tipo de piscina (hinchable, de lona, rígida…), encontrarás diseños de lo más variados. La forma de la piscina es un aspecto que guarda relación con el espacio, pero también con la estabilidad del producto y con tus habilidades como montador. Piensa en que cuantas menos piezas tengas que montar, antes podrás ponerte en remojo.
  • Estética: la apariencia de estos productos no se puede comparar a las de una piscinas tradicional. Sobre todo aquellos que quieren disponer de un espacio amplio para el baño, tienen que saber que es fácil encontrarse al final del montaje con un voluminoso armatoste poco estético. La solución en estos casos, puesto que es muy probable que no quieras desmontar la piscina al final de la temporada, es recurrir a revestimientos. Los hay de madera natural y de imitación de madera o piedra. Resultan muy útiles para crear un ambiente más atractivo.
  • Bombas y sistemas de filtración: no obviemos que, elevada o enterrada, una piscina es un contenedor de agua y hay que mantenerla en las mejores condiciones. Dependiendo de la capacidad de la piscina, necesitarás una bomba de mayor o menor potencia y del caudal de agua adecuado. Las bombas, el filtro y el sistema de desagüe trabajan de forma conjunta para hacer circular el agua y para que esta no se quede sucia o con impurezas. Este sistema ocupa espacio, necesita estar colocado a una determinada altura/distancia de la piscina y hace ruido. Aunque estas piscinas vienen provistas de su propio kit de tratamiento de agua, merece la pena invertir en productos de calidad porque suele ser una de las partes más vulnerables.

¿Qué accesorios puedes añadirle a tu piscina elevada?

Otro modo de mejorar el aspecto y la funcionalidad de estas piscinas es añadiendo algunos accesorios. Con una inversión extra puedes perfeccionar el rendimiento de tu piscina y prevenir los problemas más comunes:

  • Liner: es el revestimiento interior de la piscina desmontable y lo normal es que se trate de una lona de PVC. Invierte en un liner armado con refuerzo de poliéster de un grosor 85/100 y prevendrás roturas y pérdidas.
  • Cubiertas: tan importante es la protección interior como la exterior. Si quieres que los materiales de fabricación y el agua de la piscina se mantengan en las mejores condiciones, no olvides taparla con una cubierta resistente cuando no vayas a utilizarla.
  • Escaleras: en las pequeñas piscinas hinchables para niños no son necesarias, pero sí en las grandes estructuras. Opta por escaleras ligeras y fáciles de mover, porque nunca sabes en qué lugar de la piscina van a resultarte más útiles. Las de tijera fabricadas en aluminio son las más prácticas, pero también hay modelos en plástico y de acabado galvanizado que ofrecen una gran resistencia.
  • Cascada de agua: transforma la piscina elevada en un pequeño spa incorporándole unos estupendos chorros de masaje. Las cascadas de agua vertical son sencillos dispositivos con anclaje en el borde de la estructura (no apto para las hinchables) que dejan caer el chorro de agua con la suficiente presión para que resulte un relajante masaje en hombros y espalda. Algunos modelos vienen provistos de luces LED que le dan un toque de glamour a la piscina.

Renueva el aspecto de tu jardín con la instalación de una piscina elevada. No necesitas disponer de un gran terreno, ni hacer agujeros en el suelo ni solicitar permisos al Ayuntamiento. Tal vez no sea una solución tan estética como la de las piscinas tradicionales, pero por su precio y por su buen rendimiento, seguro que no lo tienes tan en cuenta después del primer chapuzón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad. *

Responsable: Alberto Gallardo.
Finalidad: Atender solicitudes de información, consultas y envío de presupuestos relacionados con la contratación de nuestros servicios. Envíos puntuales de boletines con información comercial y/o de utilidad para el cliente.
Legitimación: Consentimiento expreso del interesado.
Destinatarios: Personas físicas o jurídicas directamente relacionadas con el Responsable encargado del tratamiento, adheridas al acuerdo EU-US Privacy Shield aprobado por el Comité Europeo de Protección de datos. Salvo obligación legal no se ceden datos a terceros.
Derechos: A obtener información clara y veraz sobre el tratamiento de tus datos; derechos de acceso, rectificación y supresión de los datos, portabilidad, limitación u oposición al tratamiento. Puedes ejercerlos de forma gratuita dirigiéndote a info@alugalventanas.es. Tienes derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas y a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional: Toda la información detallada en nuestra política de privacidad.
Ir arriba