Toldos para ventanas: protégete de los rayos del sol

Aparte de la elección de una buena carpintería de aluminio o PVC y del acristalamiento más eficiente, tienes la posibilidad de proteger tu hogar de los rayos del sol y de los cambios de temperatura con el empleo de toldos para ventanas. Este tipo de soluciones que desde hace muchas décadas se emplean en establecimientos comerciales y de restauración, hace ya tiempo que también se utilizan como una alternativa estética y funcional para la protección de viviendas frente a los cambios de temperatura.

Ventajas de la instalación de toldos en balcones o ventanas

Los toldos para ventanas son un accesorio polivalente con el que puedes incrementar tanto el atractivo como las propiedades protectoras de tus cerramientos. Un elemento que se presenta con diferentes prestaciones y diseños para adaptarse a la perfección a las necesidades de tu hogar y proporcionarte una extensa lista de beneficios:

  • Ahorro de energía: la instalación de un toldo en el balcón o en la ventana puede traducirse en un ahorro de energía de hasta el 25%. Esto se debe a que gracias a su función protectora, el toldo evita que se eleve la temperatura en el interior de las estancias y reduce así el coste de una climatización óptima.
  • Protección frente a los rayos UV: se nos recomienda siempre que protejamos la piel de la incidencia de los rayos del sol cuando salimos a la calle pero, ¿qué sucede cuando estamos en casa? Para disfrutar de las ventajas de la iluminación natural no es necesario dejar que entre en nuestras estancias un chorro de luz descontrolado. Los toldos te ayudan a regular ese flujo para que le saques el máximo partido a la luz, sin riesgos para ti o para el mobiliario de tu hogar.
  • Mejora en la intimidad de la vivienda: disfruta de las vistas, de la claridad y de la libertad que te proporcionan las ventanas y balcones de casa sin exponerte a las miradas indiscretas. No tienes que bajar las persianas o correr las cortinas para garantizar la intimidad que tu hogar se merece, sin renunciar a la luz o a una óptima ventilación del interior.
  • Protección frente al agua: en el caso de los cerramientos de madera o de los balcones con algún tipo de mobiliario, es interesante contar con un extra de protección durante los días de lluvia. Los toldos son también útiles para evitar una posible entrada de agua al interior de la vivienda si los cerramientos son deficientes.
  • Incremento del valor de tu hogar: un toldo es también un interesante elemento en la estética de las fachadas. Añade un toque muy atractivo a la vivienda, permite un mayor aprovechamiento de espacios como terrazas o balcones y proporciona una eficiencia energética que resulta de gran utilidad de cara a una eventual venta o alquiler de la propiedad.

toldos

¿Qué tipo de toldo para ventana necesitas?

El color, el tejido y la resistencia son aspectos que influyen en la elección de un toldo. Pero el rasgo más característico y el que se destaca por encima de estas particularidades es el del tipo de toldo. Más allá de los pequeños matices, en el mercado encontramos dos modalidades de toldos para ventanas o balcones:

Toldos fijos o estacionarios

Como su nombre indica, son toldos que una vez instalados ya no se pueden mover de la pared. Para su fijación se emplea un marco soldado compuesto de un soporte frontal al que van acoplados todos los elementos de sujeción.

  • Ventajas: los toldos fijos ofrecen protección a lo largo de todo el año sin necesidad de hacer cambios, presentan una gran resistencia y durabilidad y son estupendos cuando se trabaja con ventanas pequeñas.
  • Desventajas: puesto que siempre permanecen abiertos, requieren de un mantenimiento más habitual. Por otro lado, no se pueden reorientar y en el caso de que se empleen en cerramientos amplios harán falta otros elementos laterales para garantizar su estabilidad.

Toldos retráctiles

Al igual que los toldos fijos, los toldos retráctiles van fijados a la fachada con un soporte frontal. La gran diferencia entre ambos es que estos últimos permiten su apertura o cierre en función de las necesidades de protección de cada momento. Esta operación se puede realizar de forma manual, a través de una manivela o de forma automática mediante un control motorizado.

Los toldos retráctiles también presentan otra serie de características destacadas en cuanto a su diseño y a los mecanismos de orientación que permiten personalizar la protección que proporcionan, en función de la posición del sol o de las condiciones climatológicas.

  • Toldos con cofre: ofrecen protección total a la tela que, una vez recogida, queda guardada en un compartimento hermético.
  • Toldos sin cofre: la tela se recoge por medio de una manivela. Una vez enrollada no cuenta con ninguna protección.
  • Toldos con semicofre: la tela recogida está protegida por un cajón pero el faldón del toldo se queda al aire.
  • Toldos de sistema monobloc: funcionan del mismo modo que las persianas que emplean esta solución. Se caracteriza por tener mayores puntos de anclaje y proporcionar una excelente protección del toldo recogido.
  • Toldos de telón: la instalación se realiza en el techo, por lo que son más habituales en terrazas y balcones. La tela baja en vertical proporcionando al espacio abierto una pared de protección.
  • Toldos de punto recto: están provistos de dos brazos laterales que permiten mover la tela en paralelo a la ventana hasta colocarse en vertical. Es uno de los modelos de toldos más populares.
  • Toldos articulados: los brazos móviles parten de los soportes del toldo y pueden ser visibles o invisibles. Son capaces de cubrir grandes superficies y es por eso que se emplean sobre todo en patios y terrazas. Además, gracias a ese sistema de brazos articulados es posible variar el ángulo de inclinación del toldo.

Antes de invertir en un toldo retráctil te conviene analizar las ventajas y desventajas que ofrecen estos sistemas de protección frente a los rayos del sol:

  • Ventajas: no es un toldo tan exigente en cuanto al mantenimiento, ya que lo puedes guardar cuando no lo estés utilizando o cuando haga muy mal tiempo. Existen modelos para la instalación en techo o en pared y funcionan muy bien cuando tienes que cubrir grandes espacios.
  • Desventajas: tiene un precio superior al de los toldos fijos y, aunque es muy resistente, se muestra más vulnerable frente al viento. Además, en caso de rotura las reparaciones resultan bastante más costosas.

¿Necesito permiso de la comunidad para instalar un toldo en mi balcón o ventana?

Por muy claro que lo tengas, la instalación de un toldo en tu vivienda no siempre va a depender solo de ti. En el caso de las viviendas unifamiliares, el procedimiento para la colocación de toldos en ventanas o balcones puede resultar algo más sencillo. No obstante, siempre que la propiedad esté dentro de una comunidad de vecinos deberás consultar las condiciones para la instalación de cualquier elemento que afecte a la fachada del inmueble.

Aspectos como el tipo de toldo, sus dimensiones o su color pueden condicionar la viabilidad de la colocación de un toldo en tu domicilio. Es muy importante conocer cuáles son los requisitos recogidos en los estatutos de la comunidad y, en cualquier caso, informar al resto de propietarios para evitar problemas al respecto.

Si bien, desde el punto estrictamente legal, una comunidad no puede oponerse a la instalación de un determinado tipo de toldo si con anterioridad no se ha acordado un modelo determinado, siempre resulta más conveniente conseguir el mayor consenso y garantizar así los mejores resultados estéticos en las fachadas del conjunto de inmuebles.

Aunque lo ideal es instalar cerramientos y persianas de calidad, con sobresaliente en prestaciones, un toldo contrarresta algunos de los efectos negativos del sol sin desaprovechar las grandes ventajas de la luz natural.  El empleo de toldos en balcones y ventanas puede ser un complemento ideal y una solución estética que da a tu fachada un aspecto más atractivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad. *

Responsable: Alberto Gallardo.
Finalidad: Atender solicitudes de información, consultas y envío de presupuestos relacionados con la contratación de nuestros servicios. Envíos puntuales de boletines con información comercial y/o de utilidad para el cliente.
Legitimación: Consentimiento expreso del interesado.
Destinatarios: Personas físicas o jurídicas directamente relacionadas con el Responsable encargado del tratamiento, adheridas al acuerdo EU-US Privacy Shield aprobado por el Comité Europeo de Protección de datos. Salvo obligación legal no se ceden datos a terceros.
Derechos: A obtener información clara y veraz sobre el tratamiento de tus datos; derechos de acceso, rectificación y supresión de los datos, portabilidad, limitación u oposición al tratamiento. Puedes ejercerlos de forma gratuita dirigiéndote a info@alugalventanas.es. Tienes derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas y a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional: Toda la información detallada en nuestra política de privacidad.
Ir arriba