Ensayo Blower Door: así se pone a prueba la hermeticidad de un edificio

Con la aparición de políticas orientadas a mejorar la eficiencia energética de las nuevas construcciones y la proliferación de la corriente constructiva conocida como Passivhaus, ha surgido la necesidad de una herramienta capaz de determinar de manera efectiva en nivel de eficiencia energética de un inmueble. A pesar de que cuenta con varias décadas de historia a sus espaldas, el ensayo Blower Door cobra ahora más importancia que nunca y se convierte uno de los métodos más demandados para verificar de manera fehaciente que las fugas de aire de un edificio a través de sus fisuras es mínima.

¿Qué es el test Blower Door?

Este estudio de estanqueidad se remonta a la década de los 70. El sistema se empleó por primera vez en Suecia en 1977 con el objetivo de medir la estanqueidad al aire en la envolvente de un edificio.

El método, que no presenta demasiada complejidad en cuanto a instalación y manejo, no tardó en hacerse popular y el ensayo Blower Door empezó a consolidarse como una prueba eficiente a la hora de valorar la hermeticidad en viejos inmuebles, viviendas reformadas, oficinas, obras de nueva construcción y, en general, cualquier espacio con cerramientos.

Blower Door Test

El test Blower Door resulta de gran utilidad a la hora de identificar posibles filtraciones de aire no solo con el fin de hacer una valoración de la pérdida energética que estas conllevan sino con el objetivo de proporcionarles una solución efectiva.

En esencia, es otra de las muchas herramientas que se emplean en la actualidad para medir la calidad de una construcción. Unas mediciones que han ido adquiriendo mayor protagonismo a medida que aumentan el compromiso medioambiental y la concienciación social en relación a los riesgos del cambio climático.

Medir la hermeticidad del inmueble mediante un ensayo Blower Door

Desde un punto de vista teórico resulta muy sencillo entender cómo funciona el test Blower Door. En tanto que se trata de una prueba para medir la hermeticidad de un inmueble, el test se encarga de determinar cuánto aire entra y sale de manera descontrolada por las fisuras de la envolvente, esto es, los marcos de las ventanas, las rejillas en las paredes, las campanas extractoras, etc.

En cualquier tipo de estancia, ya sea una casa particular o una planta de oficinas, han de coexistir dos variables que en ocasiones pueden resultar contradictorias. De un lado está la renovación del aire, esencial para disfrutar de un entorno saludable; del otro, la eficiencia energética imprescindible para garantizar el máximo aprovechamiento de los recursos sin comprometer el confort de quienes se encuentran en el interior.

En base a estos conceptos nos encontramos con otros dos factores relevantes, el de la ventilación controlada y el de la ventilación incontrolada. El primero de ellos hace referencia al caudal de aire que de manera consciente permitimos que entre en las estancias a través de elementos de la arquitectura específicamente diseñados para ello (puertas y ventanas). El segundo se refiere a la cantidad de aire que se pierde o que se cuela en las habitaciones de manera involuntaria a través de fisuras que a menudo resultan imperceptibles.

El ensayo Blower Door implica la despresurización de las estancias como paso previo en la evaluación del nivel de permeabilidad de un edificio.

El proceso se realiza de la siguiente manera:

  • Se ejecutan en el inmueble una serie de mediciones previas relativas al volumen de la vivienda, las dimensiones del ventilador que se va a emplear y las condiciones climatológicas en el exterior del edificio. La información recogida se introduce en un software diseñado para la realización de este tipo de pruebas.
  • Se sellan todas las entradas de aire controlado del inmueble: ventanas, rejillas, chimeneas, campanas, aberturas para el paso de aire, etc. Por último se cierran la puerta de acceso y otras puertas destacadas de la construcción.
  • La puerta principal del inmueble se habilita como ‘centro de operaciones’. Para ello se monta sobre esta un marco con una lona y un ventilador en lo que constituye la Blower Door o puerta sopladora. En caso de no disponer de un buen lugar en el que colocar este dispositivo, podría instalarse en una ventana.
  • Se pone en funcionamiento el ventilador con el objetivo de obtener 50 pascales de diferencia de presión entre el interior y el exterior. La velocidad de flujo será mayor cuanto más permeable sea el edificio, ya que hará falta más aire para mantener esa diferencia de presión.

Estas sobrepresiones y depresiones del aire son registradas por el software que se encargará de calcular el valor de la permeabilidad al aire que presenta la construcción que está siendo sometida a examen.

Los resultados de un estudio de estanqueidad se expresan a través de la renovación del aire total por hora y proporcionan datos en relación a la superficie equivalente de todas las grietas por las que se están produciendo filtraciones. En contraste con las dimensiones del inmueble, esta información será determinante para establecer cuál es su nivel de eficiencia desde el punto de la hermeticidad de la envolvente.

Con frecuencia, el ensayo Blower Door va acompañado de otras dos pruebas que aportan un análisis más detallado de los posibles problemas de la construcción y resultan de gran utilidad a la hora de plantear soluciones:

      1. Uso de anemómetros: mediante ellos se pueden localizar con precisión las infiltraciones.
      2. Uso de termografía: facilitan la identificación de flujos de aire frío o caliente no controlados.

Medicion termografia
El método para la realización del ensayo y la correcta valoración de los resultados está recogido en la norma UNE-EN ISO 9972:2019. Aunque el Código Técnico de la Edificación (CTE) por el momento no hace referencia a los límites de hermeticidad con unos valores específicos, si lo hacen otras certificaciones de construcción sostenible tan en auge como la Passivhaus, la nZEB, la LEED o la BREEAM.

Aplicaciones del sistema de medición

Conocer el grado de estanqueidad de una construcción no es la única aplicación del test Blower Door. Si bien su empleo es sobre todo destacado en relación a los nuevos proyectos decididos a cumplir con los estrictos criterios de eficiencia de la construcción sostenible, lo cierto es que esta prueba tiene otras utilidades destacadas, sobre todo cuando se combina con el uso de anemómetros y termografía:

      • Obtener información de interés para los centros de procesamiento que se dedican a encontrar soluciones constructivas más eficientes.
      • Analizar la estanqueidad en cámaras frigoríficas, redes de distribución de aire y otros conductos similares.
      • Evaluar las condiciones asépticas y termohigrométricas en los centros hospitalarios para regularlas de manera adecuada sin perder de vista la eficiencia energética.
      • Identificar la presencia de grietas y fisuras en zonas de difícil acceso.

Por otro lado, cada vez son más los constructores y los propietarios que solicitan la realización de este tipo de pruebas. No en vano, es una forma de mejorar la calidad del aire interior, facilitar el ahorro de recursos y energía, garantizar el confort en el interior del inmueble y añadir valor a la propiedad.

La eficiencia energética de los edificios continúa siendo uno de los grandes retos de las empresas fabricantes de ventanas y de quienes nos dedicamos a su instalación. Los procedimientos de comprobación en la envolvente de los inmuebles no son solo una manera de garantizar el cumplimiento de la normativa vigente o las especificaciones de los cerramientos adquiridos. Son también una herramienta esencial en la mejora y la evolución de los cerramientos para cumplir con unos objetivos medioambientales que nos afectan a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad. *

Responsable: Alberto Gallardo.
Finalidad: Atender solicitudes de información, consultas y envío de presupuestos relacionados con la contratación de nuestros servicios. Envíos puntuales de boletines con información comercial y/o de utilidad para el cliente.
Legitimación: Consentimiento expreso del interesado.
Destinatarios: Personas físicas o jurídicas directamente relacionadas con el Responsable encargado del tratamiento, adheridas al acuerdo EU-US Privacy Shield aprobado por el Comité Europeo de Protección de datos. Salvo obligación legal no se ceden datos a terceros.
Derechos: A obtener información clara y veraz sobre el tratamiento de tus datos; derechos de acceso, rectificación y supresión de los datos, portabilidad, limitación u oposición al tratamiento. Puedes ejercerlos de forma gratuita dirigiéndote a info@alugalventanas.es. Tienes derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas y a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional: Toda la información detallada en nuestra política de privacidad.
Ir arriba