Consejos útiles y muy sencillos para ahorrar agua en casa

No ha sido un invierno frío y las lluvias de la primavera tal vez no sean suficientes para contrarrestar la subida de las temperaturas. Frente a un panorama así, sería interesante ir planteando soluciones en casa de cara a un verano seco y caluroso. Si bien el ahorro de agua debería ser una constante en todos los hogares, es en momentos como este cuando más necesario se vuelve el compromiso con el medioambiente.

Te explicamos algunas prácticas sencillas que no van a suponer un trastorno en tus rutinas y con las que vas a ayudar a la consecución de un mundo más sostenible.

Plántale cara al desequilibrio hídrico

¿Sabías que solo algo más del 3% del agua del planeta es agua dulce? Las cifras son más sorprendentes si se tiene en cuenta que tan solo un 0,025% de esa cantidad es agua potable. El agua es un recurso natural limitado y, a tenor de estas cifras, entenderás que su valor es muy superior a lo que pagas por ella.

Ese gesto rutinario que supone abrir el grifo de la cocina en casa y disponer de agua corriente, en algo inimaginable en muchos lugares del mundo. El hecho de que lo tengas tan fácil para asearte, para cocinar e incluso para regar el huerto, no debe interferir la concienciación y en el uso responsable de este recurso, dado que es urgente aprender a valorar la gran ventaja de la que disfrutamos y tomar conciencia de todas aquellas acciones diarias que podrían estar poniendo en riesgo su aprovechamiento.

Que el fácil acceso que tienes al agua no te haga perder de vista que es escasa e imprescindible para la vida

Ahorrar agua en casa

El gasto de agua descontrolado, la sobreexplotación de los acuíferos o la deforestación son aspectos que en la última década han acelerado de manera significativa el desequilibrio hídrico del planeta. No puedes embarcarte en una lucha individual contra todas estas malas prácticas, pero sí puedes realizar algunos cambios en tus hábitos domésticos para ahorrar varios cientos de litros al año.

Objetivo: reducir el consumo agua

Uno de los principales problemas con respecto al derroche de agua en los hogares es que en la mayoría de los casos no se identifica el origen del problema. Cuando una mala práctica como dejar el grifo abierto mientras te cepillas los dientes se transforma en algo rutinario, acaba pasando inadvertida.

Evitar desequilibrio hídricoLa solución para frenar este derroche descontrolado parte de la toma de conciencia. Según un estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2016, el consumo medio de agua en los hogares españoles asciende a 136 litros por persona y día. Esta cifra dista mucho de los 100 litros por persona y día que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), frente a los 50 litros diarios por persona que el Derecho Humano al Agua estipula como cantidad mínima diaria.

Sin pretensión de generar alarmas infundadas, lo cierto es que con este ritmo de consumo y teniendo en cuenta que en el planeta habitan más de 6.000 millones de personas, la escasez de agua, presente ya en un 20% de los asentamientos poblacionales del planeta, podría convertirse en un importante motivo de conflicto.

Soluciones sencillas con las que reduces el consumo de agua en casa

Antes de que las reservas hídricas de la Tierra lleguen a su límite puedes incorporar algunos de estos consejos a tus rutinas para garantizar una gestión más adecuada del agua.

  1. Prohibidos los grifos abiertos: mientras te afeitas, mientras te duchas, mientras te lavas los dientes, mientras terminas de fregar los platos… ¿Cuántas veces no está el agua del grifo corriendo sin que sea necesario? Es uno de los hábitos más comunes en todos los hogares y también uno de los más difíciles de erradicar. Por cada minuto que el grifo permanece abierto se pueden llegar a derrochar hasta 18 litros de agua. Educa a tus hijos en las buenas prácticas y ponte de ejemplo.
  2. Coloca reguladores de caudal: puedes adquirirlos en cualquier ferretería e instalarlos sin problemas en los grifos de casa. Con los reguladores de caudal evitas abrir los grifos hasta el tope y empleas solo la cantidad de agua que necesitas. Otros sistemas más avanzados te permiten controlar la temperatura para que no se mezclen el agua fría y la caliente, regular la cantidad de agua en dos posiciones o bloquear la apertura de agua caliente cuando la maneta se encuentra en posición central. Con estos dispositivos el consumo se puede reducir a la mitad.
  3. Ducharse mejor que bañarse: basta con remitirse a las cifras. Darse un baño implica emplear entre 150 y 300 litros de agua mientras que en la ducha se gastan alrededor de 80 litros.
  4. El inodoro no es una papelera: si lo empleas para depositar los papeles que has acumulado en el bolsillo te obligas a tirar de la cadena cuando no hace falta. Coloca una papelera en el aseo para asegurarte de que esto no vuelve a suceder.
  5. Riego racional: lo de tener huerta está muy bien, pero si no llevas un control detallado del agua que consumes puede convertirse en todo un derroche de recursos. Lo ideal sería emplear agua de lluvia para regar. Pero si no dispones de depósitos para su almacenaje, la segunda opción más eficiente es la del riego por goteo o el riego por exudación.
  6. Reutiliza el agua: no siempre es posible, pero hay muchas acciones cotidianas que proporcionan una cierta cantidad de agua que podrías volver a emplear en otros lugares. Por ejemplo, el agua que utilizas para lavar los ingredientes de la ensalada la puedes emplear después para regar algunas macetas de casa y el cubo con el agua de fregar para tirar de la cisterna. Son pequeños detalles pero si los juntas todos, al final del año sumarán varios litros de ahorro.
  7. Invierte en electrodomésticos eficientes: las lavadoras y los lavavajillas con programas económicos y de media carga garantizan un mayor aprovechamiento del agua. Con electrodomésticos de las series A+, A++ y A+++ reducirás el consumo eléctrico e hídrico hasta en un 50%.

El acceso a los recursos hídricos está vinculado al nivel de desarrollo de una comunidad. Pero en los espacios en los que disponer de agua corriente es más sencillo, muchas veces ese desarrollo también está relacionado con la sobreexplotación, la contaminación y el derroche.

Hoy puedes empezar a tomar conciencia de tus acciones y dar más valor a este importante recurso: en nuestras manos está que las próximas generaciones puedan seguir disfrutando, como nosotros, del lujo que supone el acceso al agua corriente.

5/5 (1 Review)

Quizá también te interese...

About Alugal

No Comments

Deja un comentario

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y ofrecerte contenidos de interés. Si continúas navegando entendemos que has leído y aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies