Calefactores de biomasa: la alternativa más ecológica

Si las dimensiones de tu hogar son lo bastante reducidas como para poder prescindir de grandes sistemas de calefacción, una alternativa muy útil para conservar la temperatura en el interior es recurrir a los calefactores de biomasa. La eficiencia de las estufas de leña tradicionales y las grandes prestaciones que ofrecen las nuevas tecnologías, se han unido para proporcionar una modalidad de calefacción ecológica que garantiza ahorro y seguridad.

Soluciones óptimas para mantener tu hogar caliente

El confort térmico de una vivienda depende de dos importantes factores: el sistema de calor que escojas y el grado de aislamiento que te proporcionen los cerramientos que hayas instalado. En este último sentido, no hay ninguna duda de que la solución óptima es el uso de ventanas aislantes fabricadas en carpintería de aluminio o PVC, con vidrios que alcancen un grosor mínimo de 4 mm, doble acristalamiento y rotura de puente térmico. Sin embargo, en lo que al sistema de calefacción se refiere, la opción más adecuada no siempre está tan clara.

Ello se debe a que la eficiencia de las alternativas que existen hoy en día en el mercado está sujeta a un mayor número de variables, desde las dimensiones del inmueble hasta sus materiales de construcción y, por supuesto, el lugar en el que este se ubica.

¿Cuándo instalar calefactores de biomasa en el hogar?

Para la instalación de una estufa de biomasa en un inmueble se deben dar algunas de las siguientes circunstancias:

  • La potencia del calefactor debe estar en equilibrio con el tamaño de la estancia. Estos dispositivos cubren grandes superficies pero su capacidad para mantener caliente una habitación (y las estancias contiguas) se reduce si no se tiene en cuenta esta relación.
  • Encontrar un lugar adecuado para la colocación del calefactor. Debe ser un punto que permita una óptima distribución del calor (incluso a otras habitaciones), que disponga de un enchufe de al menos 220 V y que no tenga ningún obstáculo a menos de 1 o 2 metros de la salida de ventilación. Tampoco puede estar cerca de materiales combustibles como muebles, alfombras o cortinas.
  • Son estufas pensadas sobre todo para chalets o casas unifamiliares. Los nuevos modelos permiten su instalación en edificios, pero tendrás que consultarlo con la comunidad de vecinos ya que la estufa necesita una salida de humo por la fachada del inmueble. En cualquier caso, la instalación debe cumplir con los requisitos establecidos por la directiva europea y las normas que operen en tu comunidad autónoma o municipio.
  • Disponer de un acceso fácil a una salida de humos. El tiro de la estufa se puede instalar con mucha facilidad en chalets y casas individuales. En un edificio, el problema no es tanto encontrar esta salida como mantenerla limpia para que la estufa de biomasa funcione de manera eficiente.
  • Es necesario tener un espacio amplio para el almacenamiento de los pellets. Estos se suelen vender en sacos y son fáciles de transportar, pero hay que guardarlos en un lugar seco. La humedad disminuye sus propiedades de combustión y genera más humos.

pellets estufa biomasa

¿Qué son y cómo funcionan los calefactores de biomasa?

Tanto por su apariencia como por su modo de funcionar, una estufa de pellets te recordará mucho a las tradicionales estufas de leña. En esencia, no existe una gran diferencia entre las dos. Son dispositivos que generan calor a través de la combustión de materiales de origen natural. Lo que sucede es que, en el caso de las estufas de pellets, estas aprovechan las nuevas tecnologías para proporcionarte un sistema de calefacción mucho más avanzado.

Las estufas de biomasa optimizan la combustión de materiales para limitar el consumo y maximizar el rendimiento. Por lo general, utilizan un quemador de llama horizontal y automatizado para que puedas encenderlas mediante controles electrónicos y regular la temperatura durante su uso. El cuadro eléctrico que permite el manejo del control digital facilita la optimización de los resultados obtenidos y garantiza la máxima seguridad del dispositivo.

Se trata de un sistema de calefacción ecológico porque para su funcionamiento se utiliza la biomasa. La biomasa es un tipo de combustible que proviene de la naturaleza, desde la leña de los árboles hasta pipas de aceituna. Por lo general, las estufas de biomasa funcionan mediante pellets, que es el formato más práctico para la comercialización y el uso de este tipo de combustible.

Un pellet es un cilindro de serrín de unos 5 mm de diámetro y entre 10 y 25 mm de largo. Los pellets tienen un alto rendimiento calórico y, una vez depositados en el interior del calefactor de biomasa, se consumen lentamente para hacer que la temperatura se mantenga estable por más tiempo.

El uso de este sistema de calefacción es limpio y seguro. Se coloca una considerable cantidad de pellets en la tolva de la caldera y, a través del cuadro de mandos digital, se controla el encendido y la temperatura que alcanza el calefactor. De manera automática, cada vez que los pellets empiecen a consumirse en el depósito inferior en el que arden, la estufa enviará un nuevo ‘cargamento’ para mantener una temperatura estable.

Ventajas de los sistemas de calefacción ecológicos

Si ya has comprobado que tu inmueble dispone de los requisitos necesarios pero aún no te has decidido por este sistema de calefacción, aquí tienes algunos motivos de peso por los que deberías pensar en darle una oportunidad:

  • La calefacción ecológica no es solo un moda. Es una expresión más de tu compromiso con el medio ambiente y su uso está recompensado de muchas maneras. En primer lugar, porque estarás haciendo un bien a tu entorno (las emisiones de CO2 son nulas) y en segundo lugar porque, para la promoción de su uso, muchos de estos sistemas están subvencionados.
  • La combustión es muy limpia. Las estufas de pellets solo expulsan humo blanco en el momento del arranque. Durante su funcionamiento, la cantidad de ceniza y humo liberado es inapreciable.
  • El combustible que se utiliza para el funcionamiento de estas estufas es renovable e inagotable. Aparte de los pellets también se puede utilizar leña, astillas, huesos de fruta, cáscaras de almendra, etc.
  • Las estufas de biomasa emiten un calor estable y duradero y, el hecho de ver arder los pellets en su interior transmite una agradable sensación de confort.
  • El ahorro económico que supone el uso de pellets frente al uso de electricidad, propano o gasoil es más que considerable.

calefaccion ecologica

Haciendo una valoración general, tanto desde el punto de vista medioambiental como desde la perspectiva económica, los calefactores de biomasa cumplen con los requisitos fundamentales de un sistema de calor eficiente.

No en vano se han convertido en una de las alternativas de calefacción más demandadas tanto en hogares como en establecimientos públicos, y no hay duda de que el futuro de los sistemas de calor seguirá avanzando en esta dirección.

¿Y tú, cómo vas a combatir el frío de este invierno?

5/5 (2 Reviews)

About Alugal

No Comments

Deja un comentario

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y ofrecerte contenidos de interés. Si continúas navegando entendemos que has leído y aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies