Ideas de reciclaje en el hogar para cualquier época del año

¿Te has fijado en la cantidad de residuos que producimos en las fechas más destacadas del calendario? Navidades, Reyes, cumpleaños, San Valentín, Black Friday… Todas las celebraciones que de manera directa o indirecta están relacionadas con el consumo acaban convirtiéndose en una fuente incontrolable de desechos. En este artículo te explicamos cómo conseguir que la basura no nos gane la partida y aprendemos a darle a los residuos una segunda oportunidad.

Celebraciones y desperdicios: los restos del «naufragio»

En el mundo se generan a diario alrededor de 228.000 toneladas de basura por hora. El 30 % de esos residuos ni se recolecta ni recibe el tratamiento adecuado para que no suponga un riesgo medioambiental. Por cada habitante de España se generan más de 4.000 toneladas de basura al año, concentradas en el sector de la construcción y de la manufactura. Muchas empresas llevan tiempo invirtiendo en soluciones ecológicas para que estas actividades no agraven el problema del exceso de residuos en el planeta, pero aún queda un largo camino por recorrer para que el balance de las estadísticas sea positivo.

Residuos en España

¿Y después de las fiestas, qué? Reciclaje en el hogar

Aparte de los residuos que producimos como consecuencia de nuestra actividad diaria, están los desperdicios que se generan de manera natural o artificial en determinadas épocas del año. Todos tenemos en mente la típica imagen de los informativos en las que los cubos de basura aparecen repletos de cajas, envases y papel de regalo en la mañana del día de Reyes. El consumismo es sinónimo de envoltorios y parafernalia y estos, a su vez, son sinónimo de basura.

Cada época del año presenta sus particularidades en relación a nuestras necesidades y a los desperdicios que se producen. Con todo, hay algunos trucos con los que puedes hacerles frente y realizar tu aportación particular al cuidado del medioambiente:

Primavera

El 22 de abril es el Día de la Tierra. Qué mejor manera de festejarlo que convirtiendo la primavera en tu laboratorio de experimentos ecológicos:

  • Fabrica tu propio compost. Cada vez que limpies tu jardín, reserva los residuos orgánicos en un montón para generar tu propio abono. Una compostadora no es más que un recipiente para mantener guardado estos residuos mientras la naturaleza hace su trabajo. No te costará demasiado dinero.
  • Evita el uso de pesticidas tóxicos y, en caso de que no tengas más remedio que recurrir a ellos, limítalos a áreas muy restringidas de tu jardín. Recuerda que muchos de estos envases deben ser desechados en los Puntos Limpios y que en ningún caso debes verter el líquido sobrante por el inodoro o el fregadero.
  • Aprovecha las garrafas y botellas de agua que ya no uses para proteger tus plantas más delicadas durante el período de floración o para fabricar semilleros para tu futuro huerto.
Fabricar compost reciclar

Fabricar compost para reciclar.

Verano

Cuando llegue el momento de disfrutar de las tardes eternas y las actividades al aire libre, recuerda hacer un uso responsable de los recursos que tienes a tu disposición:

  • Los restos de papel tienen múltiples vidas. Desde un folleto de publicidad hasta un periódico viejo, cualquier superficie es buena para que los niños se entretengan haciendo garabatos y manualidades durante el verano.
  • Reduce el consumo de energía en casa. Aprovecha la luz natural, apaga el televisor y sal a dar un paseo. Desconecta los dispositivos electrónicos que no estés utilizando.
  • ¿Aún no dispones de ventanas de PVC con doble acristalamiento? Piensa en ellas como en una inversión en ahorro y confort. Tu casa se mantendrá a una temperatura más estable y rentabilizarás el tiempo que mantengas encendido el aire acondicionado.
  • Recicla los envases de bebida. En estos meses se consumen muchos más líquidos e irremediablemente aparecerán por casa más latas y botellas. Con un poco de imaginación puedes convertirlas en algo práctico en su siguiente vida, desde un original macetero hasta un bote para los lápices.
  • Cuando llegue el momento de la vuelta al cole, forra los libros con envoltorios de regalo que te hayan sobrado de anteriores celebraciones. Les darás un toque personalizado y ahorrarás en plástico y papel.

Otoño

Hojas caídas, disfraces y actividades de interior. El otoño está repleto de momentos inspiradores. Dales forma, color y textura aprovechando al máximo todos los materiales que tienes a tu alrededor:

  • Las hojas caídas de los árboles son una base perfecta para mantener la humedad de la tierra y hacer que esta se nutra de manera natural. En lugar de desecharlas, empléalas en el lugar adecuado de tu jardín.
  • La Navidad está a la vuelta de la esquina. Aprovecha las ramas y hojas caídas para ir preparando la decoración de estas fiestas.
  • Las piñas caídas de los árboles son una excelente herramienta natural para el encendido de chimeneas y barbacoas. Ahorrarás dinero y evitarás el uso de químicos que pueden resultar muy dañinos.
  • Si eres de los que suele celebrar la noche de Halloween, échale un vistazo a tu fondo de armario antes de comprar un disfraz. Seguro que tienes un montón de ropa vieja que ya no utilizas de la que puede salir una idea genial de vestuario.
  • Las actividades dentro de casa son bastante comunes durante esta época. Si invitas a tus amigos a casa o celebras una fiesta, etiqueta los cubos de basura para que todos tengan claro en qué contenedor depositar cada tipo de residuo.

Invierno

No hay que explicar demasiado por qué se trata de una época especialmente activa en la producción de residuos. Black Friday, Cyber Monday, Navidad, Fin de Año, Reyes… Las celebraciones se van concatenando sin darte tregua. Al final de estas intensas semanas de consumo te encuentras con un montón de cajas, envases y envoltorios, por no hablar de los accesorios decorativos.

Algunos de los consejos de ahorro y reciclaje más prácticos para estas fechas son:

  • Haz tus regalos en bolsas o envoltorios reutilizables. El próximo año no tendrás que volver a comprarlas. Al fin y al cabo, nadie les presta demasiada atención.
  • Utiliza baterías recargables en vez de las pilas tradicionales.
  • Envía tarjetas de felicitación electrónicas.
  • Emplea el papel de regalo roto para hacer manualidades (forrar agendas, hacer collages, entregarlo a centros escolares para su uso en actividades didácticas…).
  • Recurre a la iluminación navideña con luces de LED para evitar un consumo excesivo de electricidad.
  • Crea tus propios adornos y decoraciones del próximo año con materiales reciclados.

El reciclaje empieza en el momento en el que sales de compras

El reciclaje no es solo una actividad, es una actitud. Si quieres desarrollar tu mentalidad ecológica vas a tener que plantearte algunos retos antes de que te encuentres con el cubo de basura lleno.

Como se suele decir, la prevención es la mejor manera de combatir las circunstancias adversas y el reciclaje no es algo que se quede al margen de esta máxima. La ecuación es bien sencilla: cuantos menos desperdicios generes, menos desechos pasarán a formar parte de tu lista de cosas para reciclar.

¿Realmente podemos hacer algo para evitar las consecuencias de un exceso de producción de basura?

Huella ecológicaNo queremos ser poco optimistas pero, aunque es cierto que muchas empresas empiezan a tomar conciencia del problema al que nos enfrentamos, no todos los comercios nos lo ponen igual de fácil a la hora de adquirir productos amables con el medioambiente. Te enfrentas a diario con estas situaciones cuando vas a comprar al supermercado, cuando los niños celebran un cumpleaños en el colegio o cuando adquieres cualquier producto empaquetado, desde unos chicles hasta un perfume.

Precintos, embalajes y cajas de plástico totalmente prescindibles forman parte de nuestro día a día. Aunque no podemos acabar con ellos de golpe, y mucho menos sin el respaldo de leyes que favorezcan a su eliminación, sí podemos adoptar una actitud más comprometida en algunas de nuestras rutinas:

  • Lleva siempre bolsas de tela reutilizables a la hora de hacer tus compras.
  • Evita el uso de bolsas de plástico en el mercado y opta por las frutas y verduras que no vienen en bandejas o envueltas en plástico.
  • Introduce el cartón en tu vida. Los vasos, platos, cubiertos o pajitas de cartón se reciclan con mucha más facilidad que el plástico y te ofrecen las mismas prestaciones.
  • Invierte en un sistema de filtración de agua. Si tienes la oportunidad de beber agua del grifo de calidad, ahorrarás mucho dinero y evitarás el exceso de botellas de plástico en casa.
  • Encuentra el equilibrio entre lo que quieres y lo que necesitas. Compramos muchas cosas totalmente prescindibles que solo contribuyen a generar más basura. Limitar el consumismo es contribuir de manera activa a un mundo sostenible.

Incluso si tienes la suerte de no percibirla de manera directa, la contaminación ambiental es algo que afecta a todos por igual. En el aire que respiras, en los alimentos que consumes o en el agua con la que te duchas a diario. Pequeños gestos como los que hemos citado en este artículo te pueden parecer algo insignificante, pero la suma de todos es una victoria segura.

5/5 (1 Review)

Quizá también te interese...

About Alugal

No Comments

Deja un comentario

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y ofrecerte contenidos de interés. Si continúas navegando entendemos que has leído y aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies