¿Es posible cambiar las ventanas sin obra?

Una de las cosas que más pánico da al propietario de una vivienda es tener que realizar reformas en casa. Por motivos como el tiempo, el ruido, la suciedad y también por una cuestión económica, son muchas las intervenciones necesarias en el hogar que se van dejando ‘para más adelante’. Pero ¿y si pudieras cambiar tus ventanas sin realizar obra?

¡No quiero hacer reformas!

Las ventanas viejas no solo suponen un peligro para la seguridad de tu hogar, también son un elemento clave que influye en aspectos como la eficiencia térmica, la insonorización o la humedad.

Lo primero que piensas al enfrentarte a una reforma es que tienes por delante días interminables: escombros, polvo y unas cuantas jornadas volviendo a pintar las paredes de casa para que todo quede perfecto. Incluso con los trabajadores más eficientes y cuidadosos, las obras en casa siempre suponen un contratiempo.

Cambiar ventanas sin obra

Pero para mejorar el confort y la seguridad de tu hogar no siempre tienes que pasar por eso. Hay casos en los que no es necesaria la realización de obras para cambiar las ventanas. Son sustituciones más rápidas, sencillas y económicas, ofrecen resultados de aislamiento excepcionales y te ahorran muchas molestias.

¿Cuánto se tarda en instalar unas ventanas sin obra?

El tiempo de intervención va en función del número de ventanas que tengas en casa. Por lo general, en el plazo de uno o dos días puedes tenerlo todo listo, siempre y cuando las ventanas estén ubicadas en lugares en los que se pueda trabajar con comodidad. No obstante, el procedimiento podría demorarse un poco más si también es necesaria la sustitución de las persianas.

De cualquier manera, es un ahorro en todos los aspectos: tiempos mínimos para unos resultados económicos y excelentes. En esencia, se trata de desinstalar las ventanas antiguas para reemplazarlas por las nuevas. ¿La diferencia frente a otros métodos? Es una intervención limpia que no afecta a los acabados interiores del cerramiento, a su morfología o a los elementos del exterior tales como la cerámica o la repisa.

Tipos de cambio de ventanas sin obra

Instalacion de ventanas sin obraSi hubiera que ponerle un ‘pero’ al reemplazo de ventanas sin necesidad de hacer obras, sería que no se trata de una decisión que puedas tomar por tu cuenta. Esto se debe a que no todas las ventanas son aptas para someterse a una reforma de estas características.

Tendrá que ser un experto el que, tras valorar el estado de tus actuales cerramientos, determine si es viable reemplazar las ventanas sin actuar sobre los cercos, las guías, las garras y los tornillos que la mantienen sujeta a la pared. Esto es, sin intervenir sobre todos los elementos que componen la estructura de ventana.

Pongamos por caso que nuestros profesionales ya han realizado las comprobaciones previas y resulta que puedes cambiar tus ventanas sin hacer obras.

En ese caso te encuentras con dos alternativas:

  1. Aprovechamiento de los premarcos: desde hace ya muchos años, el premarco se viene empleando como pieza fundamental en la instalación de ventanas. Esta técnica permite realizar todos los trabajos de albañilería del inmueble y dejar para el final la colocación de las ventanas. De este modo se evita que los cristales sufran daños mientras se realizan otro tipo de intervenciones. Otra de las grandes ventajas es la de los futuros reemplazos. El uso de premarcos permite modificaciones, cambios y pequeñas reformas (como volver a pintar) sin que sea necesario hacer obras. Gracias a ello, es posible retirar con facilidad la ventana antigua e instalar las nuevas sin que se vea afectada la transmitancia térmica.
  2. Conservación del marco antiguo: si el marco antiguo se encuentra en buenas condiciones, no hay motivos que te obliguen a reemplazarlo. En lugar de eso, el profesional que se encargue del cambio de ventanas en tu hogar te dirá que lo mejor es emplear perfiles auxiliares. Tras retirar las hojas de la ventana, se atornilla sobre el hueco un marco nuevo sin provocar ningún destrozo. Con posterioridad, y antes de colocar las nuevas ventanas, se procede al aislamiento de este marco auxiliar (en ocasiones se hace antes de su instalación). El proceso es mucho más efectivo cuando se realiza un cambio de ventanas de marcos de madera a ventanas de PVC ya que el material plástico garantiza mejor la rotura del puente térmico.

¿Tus ventanas no cumplen los requisitos óptimos para hacer un cambio sin obras? No te desesperes. En Alugal trabajamos siempre con la mayor rapidez y minuciosidad para que el proceso te resulte lo menos incómodo posible. Si tienes pensado un cambio de ventanas en Madrid, contacta con nuestro equipo de profesionales. Siempre encontramos la solución más adecuada para tu caso en particular y enseguida estarás disfrutando de unas ventanas nuevas, con muchas menos complicaciones de las que imaginas.

4/5 (2 Reviews)

About Alugal

No Comments

Deja un comentario

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y ofrecerte contenidos de interés. Si continúas navegando entendemos que has leído y aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies